jueves, 18 de noviembre de 2010

NUESTROS MEJORES TIEMPOS




 DE PIE: Paco Bernal, Miguel Angel, Jose, Carlos, Franc, Sanro, Jordi, 
Paco Morales y Emi.
 MAS ABAJO: Fer, Pablo, Santi, Joan, Pascual, Gumer y Eusebio.

Homenaje a nuestro propio equipo en el año 2004: viejas glorias, glorias y jovenes glorias, que juegan todavía y que ya no juegan, padres e hijos, de todo un poco ...
Fue un gran dia: equipación nueva, encuentro con antiguos amigos, algo de futbol, ...
Echamos de menos a Antonio y a Juan Carlos  que no pudieron venir.
Este dia no teníamos equipo rival. Jugamos contra nosotros mismos y ... no recuerdo si ganamos. Què más da.
Un saludo a todos
Os recuero con cariño.
Paco

sábado, 16 de octubre de 2010

LA ARMADA VENCIBLE

Salieron nuestras naves sin demora
a encontrar, mar adentro, al enemigo
y encontando la tormenta como abrigo
nos vimos derrotados a la  hora.

No fueron a luchar contra elementos 
los nobles soldados del deporte
y perdieron el rumbo, y hasta el norte,
que les fuera propicio otros momentos.

Mejor olvidar esta contienda
para preparar la táctica siguiente.
¡ Hay que hacer un esquema que se entienda

para que navegue firme nuestra armada !
El ataque con uñas y con dientes,
la retaguadia regia y despiadada.

El cancerbero astuto y concentrado
 ¡ Evitemos, vive Dios, que otra jornada
quede nuestro honor tan mancillado !
                                                                                          Paco 16/10/2010
 

viernes, 15 de octubre de 2010

QUÉ TIEMPOS... SOLO QUEDAMOS EL GUMER Y YO !


ARRIBA: JORDI, JOSE, PACO MORALES Y SANRO
ABAJO: PASCUAL, GUMER, EUSEBIO Y YO (PACO BERNAL) 

 Creo que esta foto es de finales de los 80. No són los inicios del equipo. Aquí ya teníamos equipacion nueva ( menos Eusebio que no sé por qué llevaba la camiseta antigua). Falta gente pero ... la foto es la foto y salen los que fueron ese día. Un abrazo para todos ellos.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

VUELVEN LAS HUESTES DE DON CARLOS

Vestido de sudor y de amarillo,
saciado de emoción y pundonor,
blandí mis artes con fervor
y casi me rompen un tobillo.

Salí del tragin, y de tal guisa,
cual tullido del medievo, renqueante.
Sin poder correr ni para atrás ni hacia delante
y de tan cojo provocaba risa.

Mas las huestes pidieron mi presencia
y, presto, entré a dirimir el lance.
Interpreté con honor mi partitura

defendíendo el bastión con diligencia.
No pudimos al final salir del trance
y perdimos, otra vez, la compostura.


Paco set2010